Tel.: (+598) 2208 0289 | secretaria@daecpu.org.uy

Historia de D.A.E.C.P.U. – Por Isabelino Larraz Adamo (año 2002) - 1952 - UNIDAD – SOLIDARIDAD – RESPETO MUTUO

1952 - UNIDAD – SOLIDARIDAD – RESPETO MUTUO

Cuando en aquella mañana luminosa de Enero del 52 se reunieron en la Sede de La Mutual de Futbolistas de la entonces calle Sierra (hoy Fernández Crespo) centenares de Carnavaleros (Directores, componentes, letristas, contratistas, periodistas como Raúl Durante –“El Pardo Flores”- creador de la primera audición radial de Carnaval –“Adelantando el Carnaval” que se emitía por CX.24 La Voz del Aire-; el propio Alfredo Venditto (“Alfredo Moreno” – creador de la enorme red de Teatros de Barrio, en total, monumental obra que ya de por sí lo sitúa entre los grandes de la cultura popular uruguaya y que además fue un carnavalero activo con su Troupe “Máscaras”) y fundaran DAECPU, todos eran conscientes de que estaban haciendo historia.

No fue DAECPU una “patronal”, más allá de que los directores de los conjuntos eran decisivos.- Grandes carnavaleros que por entonces y desde años atrás eran connotados integrantes de conjuntos (como Hugo Arturaola, Antonio Iglesias, Juan Pignataro –que fue el primer Presidente de la Mesa Provisoria y que de hecho ese año ya no dirigía pero había sido director de la agrupación gauchesca “Juan Cruz Tranquera y los suyos” y seguía siendo una figura emblemática del carnaval; “Pocho” Brescia, Lasalvia “el Italiano”, Coco D’Andraya, Douglas Lemolle, Ricardo Rivadavia, entre otros que después llegarán a ser directores de gran trayectoria), participaban junto a los directores más trascendentes: Angel Genaro Huesca, José Antonio (“Macho”) Lungo, Carlitos Céspedes, Bermejo, José Ministeri (“Pepino”). Basilio Alvez, Andrés “Cholo” Falcón, Luis A. (“Fino”) Carballo, Santín Barbeito, Rodolfo “Tito” Pérez, Cipriano Castro (“Pianito”), Emigdio Riverón, Carlos García y otros más jóvenes que debutaban como directores pero que ya eran carnavaleros de renombre: Isabelino “Tito” Larraz, Rómulo Pirri (“Tito Pastrana”), Carlos Modernel, también entre otros; todos juntos participaban de este emprendimiento, que era el de formar un “colectivo” que diera a nuestra innata “bohemia” una organización que terminara con la incertidumbre del pago de las actuaciones en los escenarios de barrio (por entonces más de 100) y del monto mismo de los Premios en dichos escenarios (pues los conjuntos no tenían aún un cachet sino que cobraban en función de la colocación o premio que le asignara la “Comisión” de cada tablado, según el criterio o fallo de dichas comisiones).

Seguramente el máximo ausente de esta gran “patriada” fue uno de los más grandes directores de todos los tiempos: el “Toto” SALVADOR GRANATA.- El destino quiso que en nuestra histórica Ciudad Vieja, justo cuando nacía el célebre “Coro de la Aduana” (1947 – en Buenos Aires y Maciel), moría Granata.- De no haber sido así, no tengáis la más mínima duda que hubiera sido otro de nuestros convencidos fundadores, pues tenía un sentido de solidaridad y conciencia gremial como pocos (ya había sido fundador de AGADU). Así nació DAECPU, que pronto se fue consolidando con el esfuerzo de todos; con gran unidad –aunque no sin diferencias, como es lógico-.

Queremos hacer un alto aquí, al momento mismo de la Fundación, para desmitificar un criterio que hasta hoy persiste: cuando nació DAECPU nació la Profesionalización del Carnaval.- Eso no es cierto.

De los archivos de DAECPU insertamos esta crónica del año 1900

“SE DESIGNA UNA GRAN COMISION DE FIESTAS”- Lo primero que se tiene que saber para formular un juicio exacto de lo que ocurrió a partir del año 1900, es que con acierto se designó una nueva Comisión, que pudo ser un Consejo de Notables por la jerarquía intelectual y moral de sus integrantes.- Como era costumbre, la presidió el Jefe Político, coronel Juan Bernazza y Jerez, y lo acompañaban, entre otros, Juan Andrés Ramírez, Luis Alberto de Herrera, Alberto Guani, Leonel Aguirre, Blas Vidal, Samuel Blixen (que renuncia y es suplido por Agustín Castro Caravia) y Arturo Brizuela. ...Y precisamente por haberse designado a esa persona es que a partir de 1900 el carnaval volvió a recobrar su antigua alegría y a convertirse en el dueño y señor de la animación de los tablados, de los corsos, de los bailes y de las comparsas.- Una medida de extraordinaria sencillez, fue la clave del éxito.

“El SECRETO DEL ÉXITO: PREMIOS EN METALICO”.-Ya hemos dicho que hasta esa fecha, 1900, los premios que se otorgaban a las comparsas eran honoríficos; un ramo de flores naturales que al otro día estaban marchitas y había que tirarlas a la basura y una cinta de seda para colgarla en el estandarte.- Y a veces una plaqueta de “oro” que antes de Semana Santa ya estaba negra.- ¿Cuál fue el acierto de la nueva Comisión? Comprender que preparar un conjunto carnavalesco demanda gastos, además de sacrificios personales, y esos gastos no se pueden solventar con un ramo de flores, ni aunque sean orquídeas.

Y del régimen de un carnaval estrictamente amateur se pasó a un carnaval profesional, retribuyendo a las comparsas con premios en efectivo, de acuerdo a sus merecimientos.

El ejemplo de la Comisión Municipal de Fiestas lo siguieron todos los tablados vecinales, empezando por el más antiguo: el de la Plazoleta Saroldi (18 de Julio y Sierra), y después los de la Unión, Paso Molino, Villa Muñoz, Goes, Justicia y Miguelete, y Pablo de María y Rivera”. Sí es cierto que nació el contrato, herramienta fundamental para el director y para el artista, que a partir de allí sabe lo que cobra y cuando lo cobra (al final de la actuación); que también nació la legalización de los títulos que pasaron a ser objeto de derecho, bienes, de propiedad y de comercio, con toda la protección y regulación que el derecho civil le asigna a la propiedad y que desde 1950 venía legislándose en el sentido de proteger los grandes títulos (históricos o de trayectoria) contra una norma que estipulaba que quien no los “sacara” durante dos años seguidos perdía sus derechos sobre ellos (amparándose así a títulos como por ejemplo “Un real al 69”; la “Oxford”, etc.).- Y de esa motivación fundamental: la de ir poniendo un orden al Carnaval, la de cuidar de nuestra bohemia, que para nosotros siempre fue un sentimiento, para otros una pasión y una ilusión que nos atrapó a todos desde la infancia, nace “DIRECTORES ASOCIADOS...”, para ocuparnos todos, en igualdad de condiciones, de atesorar la Fiesta de Momo, reivindicando el sagrado derecho de los Carnavaleros a asegurarnos una retribución justa y generar los fondos necesarios para desarrollar cada vez más al Carnaval. El viejo artista popular, el de la eterna bohemia y cultor del teatro callejero, pasó a constituirse en un “gremio” que los igualara y los fortaleciera colectivamente.

Por todo ello es que el Carnaval-1952 es histórico.- Porque justo el mismo año que nació D.A.E.C.P.U, se presentaron todos los grandes títulos del Carnaval de entonces: (transcribimos de los archivos de DAECPU):

CONCURSO OFICIAL DEL CARNAVAL 1952

6 TROUPES

  1. MISCELÁNEA MUSICAL (Vicente D’Andrea)
  2. BACANAL EN EL INFIERNO (José A. Lungo)
  3. TURISMO MUSICAL (Juan A. Massone)
  4. JARDÍN DE MOMO
  5. JUVENTUD-MUSICA y ALEGRIA
  6. FLOR DE CEIBO (Luis A. Leoni)

6 COMPARSAS LUBOLAS

  1. AÑORANZAS NEGRAS (José A. Lungo)
  2. AL COMPAS DEL TAMBORIL (Juan De Marco)
  3. LA CANDOMBERA (Eugenio Molina)
  4. MISCELÁNEA NEGRA (W. y O. Ocampo)
  5. LANCEROS DEL CONGO ( Cayetano Cassetti)
  6. POBRES NEGROS CUBANOS (H.Arregui – S. Carvajal.

16 CUADROS INTERNACIONALES

  1. CABALGATA MUSICAL (José P. Carballo)
  2. EL CEIBO (Juan G. Leoni)
  3. FIESTA DE TOREROS (Walter Méndez y P. Gelmi)
  4. ASUL Y GRANA (N. Imbriami y C. Rodríguez)
  5. AMANTES AL ENGRUDO (Luis A. Bermejo)
  6. CABALLEROS CANTORES (Roberto Aguilar)
  7. LA RONDA (Pepita Cadilla de Ferreira)
  8. BOMBEROS DEL AMOR (Zacarías Bibbo)
  9. RITMO Y MELODÍA (José A. Murguiondo)
  10. BOHEMIOS TROPICALES (Pedro Fernández)

9 PARODISTAS

  1. NEGROS MELÓDICOS (Santiago Barbeito)
  2. FIGAROS ARMONICOS (Rodolfo Pérez-J. Graziosi)
  3. HUMORISTAS DEL BETUN (Anselmo Ferreira y Ramón Collazo)
  4. JARDINEROS DE HARLEM (Basilio Alvez)
  5. LOS CHAROLES (Luis A. Carballo)
  6. LOS DESTAPA EL TARRO (Wilson Fierro)
  7. LOS FANTASMAS SE DIVIERTEN (José Rodríguez)
  8. LOS FARABUTES CANTORES (Carlos Modernel)
  9. LOS GAUCHOS DE LAS TOMATERAS

11 MURGAS

  1. LA MILONGA NACIONAL (Isabelino Larraz)
  2. LA NUEVA MILONGA (Rómulo Pirri)
  3. CURTIDORES DE HONGOS (Carlos Céspedes)
  4. LOS PATOS CABREROS (José Ministeri)
  5. ARACA LA CANA (Cipriano Castro)
  6. LOS DIABLOS VERDES (Andrés Falcón)
  7. DON BOCHINCHE Y CIA. (Beltrán Fleitas)
  8. LA GRAN PATOTA (Faustino Páez)

Nos permitimos destacar de esta pléyade de títulos gloriosos que, como se ve, no existía aún la categoría Humoristas y entonces concursaban como Parodistas; que el inolvidable Ramón Collazo concursó con sus Humoristas del Betún; que la presencia de la mujer en el Carnaval y en DAECPU queda registrada ese año con el grupo LA RONDA que dirige Pepita Cadilla de Ferreira; y que LOS AMANTES AL ENGRUDO, bajo la dirección del genial Luis A. Bermejo (director de Murgas por antonomasia, que tuviera una brillante trayectoria con La Milonga Nacional, Los Patos Cabreros, Los Saltimbanquis, Adoquines Españoles y junto al “Tito” Torres con Nos Obligan a Salir) salen por única vez como Cuadros Internacionales.

1952 - Ese Concurso Oficial, inolvidable, se realizó en aquel legendario y majestuoso escenario a cielo abierto del Teatro de Verano de las Canteras del Parque Rodó, que ya había sido inaugurado 8 años antes (1944), embellecido por su entorno de árboles y plantas, circundado por las altas canteras; el Jurado: a la diestra del escenario (deliberante, por entonces), calificando desde sus casillas de madera que le daban estricta e indispensable privacidad.

Eran épocas en que el Concurso Oficial se realizaba en 2 etapas diarias (una vespertina y otra nocturna) y que en los intervalos actuaban artistas o conjuntos extranjeros de gran prestigio (1952 – orquesta de Pérez Prado o Gug Galloway).Eran también épocas en que el Jurado se permitía ordenar bajar el telón cuando el espectáculo de un conjunto, a su juicio, no era del nivel de un Concurso Oficial de Carnaval !!

Artículos Relacionados