Tel.: (+598) 2208 0289 | secretaria@daecpu.org.uy

Historia de D.A.E.C.P.U. – Por Isabelino Larraz Adamo (año 2002)

Fundada en 1952, varias décadas que reúnen miles de cuentos, anécdotas y vivencias que marcan la historia de la familia carnavalera. En el año 2001 Isabelino Tito Larraz escribió el texto que adjuntamos a continuación y que redacta a grandes rasgos momentos de la vida de DAECPU.

 

NUESTRA INSTITUCIÓN

Una Institución sin Memoria, es una Institución sin futuro;
Una Institución con Memoria, es dueña de su propio destino.

Al inaugurarse este sitio, es nuestro propósito, presentar este INFORME con una reseña que va más allá de lo acaecido en este Concurso Oficial de Agrupaciones-2002, para recordar sintéticamente la historia del carnaval, que son casi la historia misma de DAECPU
No pretendemos presentar el producto de una investigación exhaustiva y rigurosa de este más de medio siglo.- Pero sí estimular a la Institución –proponiéndolo desde ya- la edición, tal vez en fascículos individuales, de la verdadera historia de esta máxima fiesta popular.

DAECPU le debe aún al Carnaval, al Pueblo todo, el relato completo y documentado de todo lo ocurrido en cada uno de estos Concursos y cuenta con las personas (Directores, Socios, allegados, historiadores, periodistas, etc.) adecuadas para ello.

Nosotros, con los escasos documentos que obran en nuestro poder y que hemos ido atesorando con inmenso cariño y con la eterna idea de algún día lograr ese objetivo mayor, volcamos aquí algunos elementos (de indudable interés y valor histórico, pero conscientes de que son solo un aporte parcial) que incentiven a todos a editar dicha obra.


1952 - UNIDAD – SOLIDARIDAD – RESPETO MUTUO

Cuando en aquella mañana luminosa de Enero del 52 se reunieron en la Sede de La Mutual de Futbolistas de la entonces calle Sierra (hoy Fernández Crespo) centenares de Carnavaleros (Directores, componentes, letristas, contratistas, periodistas como Raúl Durante –“El Pardo Flores”- creador de la primera audición radial de Carnaval –“Adelantando el Carnaval” que se emitía por CX.24 La Voz del Aire-; el propio Alfredo Venditto (“Alfredo Moreno” – creador de la enorme red de Teatros de Barrio, en total, monumental obra que ya de por sí lo sitúa entre los grandes de la cultura popular uruguaya y que además fue un carnavalero activo con su Troupe “Máscaras”) y fundaran DAECPU, todos eran conscientes de que estaban haciendo historia.

No fue DAECPU una “patronal”, más allá de que los directores de los conjuntos eran decisivos.- Grandes carnavaleros que por entonces y desde años atrás eran connotados integrantes de conjuntos (como Hugo Arturaola, Antonio Iglesias, Juan Pignataro –que fue el primer Presidente de la Mesa Provisoria y que de hecho ese año ya no dirigía pero había sido director de la agrupación gauchesca “Juan Cruz Tranquera y los suyos” y seguía siendo una figura emblemática del carnaval; “Pocho” Brescia, Lasalvia “el Italiano”, Coco D’Andraya, Douglas Lemolle, Ricardo Rivadavia, entre otros que después llegarán a ser directores de gran trayectoria), participaban junto a los directores más trascendentes: Angel Genaro Huesca, José Antonio (“Macho”) Lungo, Carlitos Céspedes, Bermejo, José Ministeri (“Pepino”). Basilio Alvez, Andrés “Cholo” Falcón, Luis A. (“Fino”) Carballo, Santín Barbeito, Rodolfo “Tito” Pérez, Cipriano Castro (“Pianito”), Emigdio Riverón, Carlos García y otros más jóvenes que debutaban como directores pero que ya eran carnavaleros de renombre: Isabelino “Tito” Larraz, Rómulo Pirri (“Tito Pastrana”), Carlos Modernel, también entre otros; todos juntos participaban de este emprendimiento, que era el de formar un “colectivo” que diera a nuestra innata “bohemia” una organización que terminara con la incertidumbre del pago de las actuaciones en los escenarios de barrio (por entonces más de 100) y del monto mismo de los Premios en dichos escenarios (pues los conjuntos no tenían aún un cachet sino que cobraban en función de la colocación o premio que le asignara la “Comisión” de cada tablado, según el criterio o fallo de dichas comisiones).

Seguramente el máximo ausente de esta gran “patriada” fue uno de los más grandes directores de todos los tiempos: el “Toto” SALVADOR GRANATA.- El destino quiso que en nuestra histórica Ciudad Vieja, justo cuando nacía el célebre “Coro de la Aduana” (1947 – en Buenos Aires y Maciel), moría Granata.- De no haber sido así, no tengáis la más mínima duda que hubiera sido otro de nuestros convencidos fundadores, pues tenía un sentido de solidaridad y conciencia gremial como pocos (ya había sido fundador de AGADU). Así nació DAECPU, que pronto se fue consolidando con el esfuerzo de todos; con gran unidad –aunque no sin diferencias, como es lógico-.

Queremos hacer un alto aquí, al momento mismo de la Fundación, para desmitificar un criterio que hasta hoy persiste: cuando nació DAECPU nació la Profesionalización del Carnaval.- Eso no es cierto.

De los archivos de DAECPU insertamos esta crónica del año 1900

“SE DESIGNA UNA GRAN COMISION DE FIESTAS”- Lo primero que se tiene que saber para formular un juicio exacto de lo que ocurrió a partir del año 1900, es que con acierto se designó una nueva Comisión, que pudo ser un Consejo de Notables por la jerarquía intelectual y moral de sus integrantes.- Como era costumbre, la presidió el Jefe Político, coronel Juan Bernazza y Jerez, y lo acompañaban, entre otros, Juan Andrés Ramírez, Luis Alberto de Herrera, Alberto Guani, Leonel Aguirre, Blas Vidal, Samuel Blixen (que renuncia y es suplido por Agustín Castro Caravia) y Arturo Brizuela. ...Y precisamente por haberse designado a esa persona es que a partir de 1900 el carnaval volvió a recobrar su antigua alegría y a convertirse en el dueño y señor de la animación de los tablados, de los corsos, de los bailes y de las comparsas.- Una medida de extraordinaria sencillez, fue la clave del éxito.

“El SECRETO DEL ÉXITO: PREMIOS EN METALICO”.-Ya hemos dicho que hasta esa fecha, 1900, los premios que se otorgaban a las comparsas eran honoríficos; un ramo de flores naturales que al otro día estaban marchitas y había que tirarlas a la basura y una cinta de seda para colgarla en el estandarte.- Y a veces una plaqueta de “oro” que antes de Semana Santa ya estaba negra.- ¿Cuál fue el acierto de la nueva Comisión? Comprender que preparar un conjunto carnavalesco demanda gastos, además de sacrificios personales, y esos gastos no se pueden solventar con un ramo de flores, ni aunque sean orquídeas.

Y del régimen de un carnaval estrictamente amateur se pasó a un carnaval profesional, retribuyendo a las comparsas con premios en efectivo, de acuerdo a sus merecimientos.

El ejemplo de la Comisión Municipal de Fiestas lo siguieron todos los tablados vecinales, empezando por el más antiguo: el de la Plazoleta Saroldi (18 de Julio y Sierra), y después los de la Unión, Paso Molino, Villa Muñoz, Goes, Justicia y Miguelete, y Pablo de María y Rivera”. Sí es cierto que nació el contrato, herramienta fundamental para el director y para el artista, que a partir de allí sabe lo que cobra y cuando lo cobra (al final de la actuación); que también nació la legalización de los títulos que pasaron a ser objeto de derecho, bienes, de propiedad y de comercio, con toda la protección y regulación que el derecho civil le asigna a la propiedad y que desde 1950 venía legislándose en el sentido de proteger los grandes títulos (históricos o de trayectoria) contra una norma que estipulaba que quien no los “sacara” durante dos años seguidos perdía sus derechos sobre ellos (amparándose así a títulos como por ejemplo “Un real al 69”; la “Oxford”, etc.).- Y de esa motivación fundamental: la de ir poniendo un orden al Carnaval, la de cuidar de nuestra bohemia, que para nosotros siempre fue un sentimiento, para otros una pasión y una ilusión que nos atrapó a todos desde la infancia, nace “DIRECTORES ASOCIADOS...”, para ocuparnos todos, en igualdad de condiciones, de atesorar la Fiesta de Momo, reivindicando el sagrado derecho de los Carnavaleros a asegurarnos una retribución justa y generar los fondos necesarios para desarrollar cada vez más al Carnaval. El viejo artista popular, el de la eterna bohemia y cultor del teatro callejero, pasó a constituirse en un “gremio” que los igualara y los fortaleciera colectivamente.

Por todo ello es que el Carnaval-1952 es histórico.- Porque justo el mismo año que nació D.A.E.C.P.U, se presentaron todos los grandes títulos del Carnaval de entonces: (transcribimos de los archivos de DAECPU):

CONCURSO OFICIAL DEL CARNAVAL 1952

6 TROUPES

  1. MISCELÁNEA MUSICAL (Vicente D’Andrea)
  2. BACANAL EN EL INFIERNO (José A. Lungo)
  3. TURISMO MUSICAL (Juan A. Massone)
  4. JARDÍN DE MOMO
  5. JUVENTUD-MUSICA y ALEGRIA
  6. FLOR DE CEIBO (Luis A. Leoni)

6 COMPARSAS LUBOLAS

  1. AÑORANZAS NEGRAS (José A. Lungo)
  2. AL COMPAS DEL TAMBORIL (Juan De Marco)
  3. LA CANDOMBERA (Eugenio Molina)
  4. MISCELÁNEA NEGRA (W. y O. Ocampo)
  5. LANCEROS DEL CONGO ( Cayetano Cassetti)
  6. POBRES NEGROS CUBANOS (H.Arregui – S. Carvajal.

16 CUADROS INTERNACIONALES

  1. CABALGATA MUSICAL (José P. Carballo)
  2. EL CEIBO (Juan G. Leoni)
  3. FIESTA DE TOREROS (Walter Méndez y P. Gelmi)
  4. ASUL Y GRANA (N. Imbriami y C. Rodríguez)
  5. AMANTES AL ENGRUDO (Luis A. Bermejo)
  6. CABALLEROS CANTORES (Roberto Aguilar)
  7. LA RONDA (Pepita Cadilla de Ferreira)
  8. BOMBEROS DEL AMOR (Zacarías Bibbo)
  9. RITMO Y MELODÍA (José A. Murguiondo)
  10. BOHEMIOS TROPICALES (Pedro Fernández)

9 PARODISTAS

  1. NEGROS MELÓDICOS (Santiago Barbeito)
  2. FIGAROS ARMONICOS (Rodolfo Pérez-J. Graziosi)
  3. HUMORISTAS DEL BETUN (Anselmo Ferreira y Ramón Collazo)
  4. JARDINEROS DE HARLEM (Basilio Alvez)
  5. LOS CHAROLES (Luis A. Carballo)
  6. LOS DESTAPA EL TARRO (Wilson Fierro)
  7. LOS FANTASMAS SE DIVIERTEN (José Rodríguez)
  8. LOS FARABUTES CANTORES (Carlos Modernel)
  9. LOS GAUCHOS DE LAS TOMATERAS

11 MURGAS

  1. LA MILONGA NACIONAL (Isabelino Larraz)
  2. LA NUEVA MILONGA (Rómulo Pirri)
  3. CURTIDORES DE HONGOS (Carlos Céspedes)
  4. LOS PATOS CABREROS (José Ministeri)
  5. ARACA LA CANA (Cipriano Castro)
  6. LOS DIABLOS VERDES (Andrés Falcón)
  7. DON BOCHINCHE Y CIA. (Beltrán Fleitas)
  8. LA GRAN PATOTA (Faustino Páez)

Nos permitimos destacar de esta pléyade de títulos gloriosos que, como se ve, no existía aún la categoría Humoristas y entonces concursaban como Parodistas; que el inolvidable Ramón Collazo concursó con sus Humoristas del Betún; que la presencia de la mujer en el Carnaval y en DAECPU queda registrada ese año con el grupo LA RONDA que dirige Pepita Cadilla de Ferreira; y que LOS AMANTES AL ENGRUDO, bajo la dirección del genial Luis A. Bermejo (director de Murgas por antonomasia, que tuviera una brillante trayectoria con La Milonga Nacional, Los Patos Cabreros, Los Saltimbanquis, Adoquines Españoles y junto al “Tito” Torres con Nos Obligan a Salir) salen por única vez como Cuadros Internacionales.

1952 - Ese Concurso Oficial, inolvidable, se realizó en aquel legendario y majestuoso escenario a cielo abierto del Teatro de Verano de las Canteras del Parque Rodó, que ya había sido inaugurado 8 años antes (1944), embellecido por su entorno de árboles y plantas, circundado por las altas canteras; el Jurado: a la diestra del escenario (deliberante, por entonces), calificando desde sus casillas de madera que le daban estricta e indispensable privacidad.

Eran épocas en que el Concurso Oficial se realizaba en 2 etapas diarias (una vespertina y otra nocturna) y que en los intervalos actuaban artistas o conjuntos extranjeros de gran prestigio (1952 – orquesta de Pérez Prado o Gug Galloway).Eran también épocas en que el Jurado se permitía ordenar bajar el telón cuando el espectáculo de un conjunto, a su juicio, no era del nivel de un Concurso Oficial de Carnaval !!


1953 – 2002 – 50 AÑOS DE CONCURSO OFICIAL DE AGRUPACIONES.

(Medio Siglo de una competencia artística única en el mundo)

1953-54 – La Comisión Municipal de Fiestas decide que el Concurso Oficial de Agrupaciones se realice en el Velódromo Municipal de Montevideo.

1955- El Concurso se realiza en el Estadio Centenario, frente a la Tribuna Olímpica.- Aparece por primera vez la Murga “LOS NUEVOS SALTIMBANQUIS” (de “Pocho” Brescia) que gana el Primer Premio de la Categoría.

Se divide la Categoría Parodistas, creándose la de Humoristas (recuérdese que participaban todos juntos y que no tenía limitaciones en la cantidad de componentes; había “Parodistas” de 2, 4, 6, de 8 y hasta de 15 integrantes).

En este mismo año, el cono del Cilindro Municipal (luego de la Exposición con que se inaugurara) se traslada al Teatro de Verano, y éste, luego de profundos estudios técnicos y teniendo en cuenta fundamentalmente la incidencia de los vientos en el área, se cambia de orientación y, desde el año siguiente (1956) el Concurso se realizará bajo techo.

1955-1972- Se alterna la realización del Concurso entre el Palacio Peñarol (Cr. Gastón Güelfi) y el Teatro Solís, el templo mayor de la cultura nacional, que ya era conocido de los carnavaleros por haber sido Sede varias veces antes de la Fundación de DAECPU.

En 1971 fue el último año en que el Concurso Oficial se realiza fuera del Teatro de Verano.- Ese año el Desfile (que fue televisado), se realizó en el Estadio Centenario y fue también la primera vez que un Jurado se reúne con todos los Directores concursantes (en el propio Estadio) para explicar los criterios de calificación.

La Primera Rueda se realiza en el Teatro de Verano, y la Segunda Rueda en el Estadio Centenario (el fallo se dio en la Sala “Luis Franzini”).- Es el año también del debut de un gran conjunto de Humoristas: LOS FAVIOS y Fuera de Concurso debuta el “Trío Escalera”. Recordamos del Concurso Oficial de 1972 la gran afluencia de público; sin precedentes; batiéndose todos los records de recaudación. De este período, destacamos los avances logrados por nuestra Institución, a través de su prédica permanente.- DAECPU va consolidándose.

De la fuerza inicial y de la mano del “Güeca” (Angel Genaro Huesca) y toda su trayectoria gremial acunada en su querido Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas (los “Canillitas” del Uruguay); con el empuje de los compañeros que ya nombramos, a los que se sumaron nuevos como “Pocholo” Bodola, Roberto Misa, “Pepe” Gares, “Chirimino”, Víctor Olivera, Angel “Cheche” Frost, el “diablo” Machín, los hermanos Urrutia, Puglia, Juan Angel y Wellington Silva, Emilio Bern, Ruben Madera, sin olvidarnos de Manolo Novo, el “negro” Mario, Dalton Rosas Riolfo, Américo Cal, Oscar Gutiérrez, Tomás Cortés, Maidana, el “Chivo” Fierro, el “Baby” Sansone, José “Tucho” Orta, entre otros muchos, el Carnaval va acompasándose a una sociedad que va cambiando vertiginosamente.

Así, vamos logrando conquistas como:

1965 – DAECPU logra introducir en el Reglamento Municipal del Carnaval el Sistema de Calificación por Rubros (Vestimenta, Maquillaje, Escenografía, Baile, Alegría, Voces o Coro y Letras, siendo éstos 2 últimos los más importantes).- Un Jurado de 9 miembros, dividido en 3 grupos (con 1 Presidente) calificaba a los conjuntos en cada rubro, con un puntaje de 0 a 10 puntos.

Se eliminaba el Jurado “deliberante”; se cambiaba la subjetividad por la objetividad técnica del fallo; se reducía el “margen de maniobras” y nos brindábamos más seguridad y menos incidencia de la “influencia” en los resultados finales.

Otra gran conquista fue la designación del DELEGADO de DAECPU ante el Jurado, figura que permanece hasta hoy sin interrupciones y que, en estos 38 años ha recaído en general en la persona de ISABELINO “Tito” LARRAZ, con breves interrupciones en las que actuaran los compañeros Roberto Misa, Osmar “Baby” Rivero y William Prieto.

Conviene destacar que quien suscribe, que desempeñara esta vital función, de inapreciable valor para DAECPU y los Directores todos, durante la friolera de 16 años, fue “honoraria” hasta el año 1980, en la que, por iniciativa del Presidente Juan Angel Silva y obviamente con la aprobación de la Asamblea de Directores, pasó a tener una merecida retribución.

1966- Nos permitimos hacer un alto en el relato de nuestro desarrollo institucional, para recordar al inmenso José Ministeri “Pepino”, figura emblemática del Carnaval uruguayo e inolvidable para todos nosotros, que desfilara por última vez con sus “Patos Cabreros” en el Carnaval-1965, año al término del cual tendría una enfermedad irreversible.

En ese Carnaval de 1966, entonces, la Comisión Municipal de Fiestas lo recibe como invitado de honor en el Palco Oficial y “Pepino”, ya internado a escasas cuadras de allí (sanatorio de la Médica Uruguaya), se levanta de su lecho de enfermo para estar presente en la Fiesta mayor del país.-
No olvidaremos jamás el pasaje de “La Milonga Nacional”, dirigida por entonces por “Pepe” Gares y Carlos Modernel, frente a ese Palco Oficial y deteniéndose allí canta por primera vez en homenaje “al más grande de todos nosotros” la emotiva letra de Modernel y Raúl Montañés: ” Pepino, rey de la farsa, tu batuta y tu prestancia, de la fiesta hoy son imán.- Maestro: hoy tu recuerdo, junto a tus Patos Cabreros, simboliza al Carnaval”.

Pocos días después, a su fallecimiento, en Presidencia de Antonio Iglesias y por designación de éste, quien suscribe, en nombre de todos dijo en su sepelio: “Nunca olvidaremos su temple, cuando ya herido de muerte, se levantó de su lecho de enfermo para estar junto a la farándula de Momo, de la cual él, con más credenciales que nadie, era el rey de las comparsas”.

1967 – (De la Revista del Carnaval – archivo de DAECPU- 1995).- “Los hechos y actitudes previos a la iniciación de un Carnaval que se llevó a cabo solamente por la fortaleza e influjo de nuestro Gremio, están guardados en mí –como probablemente en el corazón de todos los protagonistas- como trofeos brillantes de una batalla ganada a punta de fe y unidad.- Nos referimos a la solidaridad de todos los carnavaleros con el largo conflicto de ADEOM, en pleno carnaval.

No realizamos el Desfile inaugural por la Av. 18 de Julio, establecido por la Intendencia.- Pero, como desagravio al pueblo y a los propios municipales, realizamos –previo homenaje al Prócer- el Desfile en la tarde siguiente, de Plaza Independencia a Ejido, levantando un gigantesco escenario gratuito en la explanada municipal en el que se montó un memorable espectáculo con la consigna: “CARNAVAL PARA EL PUEBLO”, presenciado por decenas de miles de personas que jamás lo olvidarán.- Los niños del Consejo del Niño y los ancianos del “Piñeyro del Campo” fueron nuestros invitados especiales”.- Allí entregamos una estatuilla de “Pepino” al Intendente electo –Dr. Glauco Segovia- en manos de su secretario privado.

1968- La Murga “Diablos Verdes” canta por primera vez en el Concurso Oficial, con letras de Eduardo “Tornillo” Gamero, la canción de homenaje a DAECPU que tampoco olvidaremos jamás: “Pueblo, comenzó la farsa, todas las comparsas, te cantan a ti.- Junto a DAECPU, te queremos decir, deseando que tengas un año feliz”.

1971 – Adquirimos nuestra primera Sede propia.- Una conquista invalorable.- Un esfuerzo económico enorme de una Directiva presidida por Antonio Iglesias que, luego de poner las finanzas en orden, de una Institución que seguía siendo muy “bohemia”, muy “lírica” con sus arcas, logró adquirir la casa de la calle Nicaragua 1474 –en un excelente negocio que nos había traído Ruben Madera- y en la que funcionáramos durante dos décadas.- “Rica en recuerdos, veinte años después nos dolió a todos dejarla, y aún hoy la mayoría de nosotros la añora.-
Una retirada de “Momolandia”-92, la mantendrá viva en el corazón de todos” (de la Revista del Carnaval- DAECPU-1995).

 


Todos sabemos que fue un período nefasto para el País, con prácticamente todas las libertades conculcadas y particularmente la libertad de expresión.- En ese sentido, el Carnaval, expresión máxima de la cultura popular iba a recibir, como es obvio, un severísimo control.

Decenas de detenciones de compañeros diezmaron los planteles de los conjuntos; las proscripciones de directivos y directores obligaron a constituir sucesivas Directivas de emergencia.

Se nos privó hasta del nombre; se nos derogaron los Estatutos y pasamos a llamarnos AUDICA nombre que ninguno de nosotros, aún hoy, quisiera pronunciar; se clausuró nuestra Sede Social y se nos suspendió la Personería Jurídica.

Se nos hurtó todo el archivo documental y fonográfico, en una pérdida que aún hoy no hemos podido reponer y que demandará el esfuerzo de una numerosa sub-comisión de trabajo para que el Carnaval y toda nuestra Cultura no pierdan la memoria de lo mejor de nuestra historia.

No queremos ejemplificar sobre qué compañeros o cuales títulos sufrieron la mayor saña del oprobioso régimen- Pero no podemos menos que mencionar a Jaime Muñoz y Antonio Iglesias que padecieron años de prisión o a La Soberana o Las Ranas sobre quienes en aquella época la persecución militar parecía una obsesión. Sí queremos destacar que, entre semejante “desastre”, el temple de algunos compañeros permitió mantener cierto grado de organización y la Fiesta continuó merced a cierta incidencia de los directores.- “Tito Pastrana, Juan Angel Silva y “Pocholo” Bodola, fundamentalmente, fueron los principales artífices que lograron mantenernos unidos, así como quien fuera nuestro Gerente administrativo –don Américo Cal- quien pese a ser un jubilado policial no se salvó de la prepotencia de un régimen que literalmente “le pasó por arriba”.- Cerca de ellos nos manteníamos, aportando lo que podíamos, quien suscribe, el Hugo Arturaola, Madera, Frost, “Tucho” Orta, Sansone, Enrique Espert, Tomas Cortés y muchos más. Habíamos perdido la identidad, pero no la unidad.

Del Concurso Oficial, destacamos el estricto control de las letras por la Comisión de Control (verdadera Comisión de Censura), y las interminables gestiones que realizábamos para lograr alguna flexibilidad y evitarle a los conjuntos los imaginables grandes perjuicios al tener que modificar textos enteros a última hora. En este Carnaval “tutelado” era evidente que los directores y actores, pero fundamentalmente los letristas, debían recurrir al máximo de su ingenio, para poder decir aquello que tenían concebido evitando la censura de la Comisión de Control y de los tantos representantes del Ministerio del Interior que tenían incidencia en los distintas áreas del Carnaval (incluso en el Jurado mismo).- En ese sentido, también sin pretender hacer menciones “especiales”, queremos recordar a LOS GABY’S y su “Juan Salvador Gaviota”, un canto a la libertad que “se coló” entre la censura y luego le costara al “Tucho” el peso de la represión. Hubo, obviamente, infinidad de otros ejemplos que superan la extensión y el propósito de este Informe. No todo fueron “pálidas” para el Carnaval en este período.- La expectativa que fue generando el plebiscito del ’80, originó una gran corriente popular que tuvo una gran influencia en nuestra Fiesta.- Grandes títulos vinculados a una temática protestaría, como LA REINA DE LA TEJA y FALTA Y RESTO, se constituyeron en verdaderos fenómenos populares, tan grandes como ARACA o DIABLOS VERDES y arrastraban multitudes tanto como una década antes LA SOBERANA, compitiendo (fraternalmente hablando) con las grandes Murgas de La Unión: LOS SALTIMBANQUIS, DON TIMOTEO, LA NUEVA MILONGA...

MOMOLANDIA o LOS SANDROS, fueron también títulos que, por sus temáticas sociales, alcanzaron un gran arraigo popular, sin olvidarnos de la genial capacidad de humor de LA ESCUELITA DEL CRIMEN que se la ingenió siempre para burlar la censura.

La aparición de LOS JOKER’S en 1979 –también con su particular humor que no ignoró nunca lo social ; en el Parodismo de ADAMS o LOS WALKER’S (que con GABY’S y LOS KLAPER’S conformaron una categoría de altísimo nivel de competencia), la Revista URUGUAY SHOW, las Murgas LA BOHEMIA (del inolvidable “Pocho Gallina” –Julio Gómez, con el “Peladito” Díaz e Ismael Barzabal y más tarde el aporte del “Pato” Torena) y LOS PIERROTS (de “Tatín” Rodríguez), entre otros grandes títulos, nos demuestran que pese a la Dictadura el Carnaval no paró nunca de brindarle a su pueblo espectáculos maravillosos. La caída inminente del régimen militar nos fue devolviendo entre 1983-84 algunas conquistas: Vuelve el Reglamento municipal a establecer fallos por rubros.- Se eliminan los Jurados deliberantes; se restablecen los Premios por puntaje.- Se respeta el veredicto de las urnas. Los Jurados deliberantes, si bien estuvieron integrados muchas veces por figuras relevantes de la cultura nacional (incluso a veces por connotados carnavaleros, como el propio Ramón Collazo), nunca funcionaron correctamente.- Muchos integrantes renunciaban cuando “sentían” la presión de una competencia tan pasional y a la que debían afrontar inmersos en pautas muy rígidas, cuando no presididos por un militar con todo el “peso” de su formación castrense y el saberse respaldado por el régimen. Pero de todo el período del régimen militar, el más grande logro que alcanzáramos fue al comienzo mismo de esa nefasta etapa, en 1974:

LA ADMINISTRACIÓN DEL CONCURSO OFICIAL DE AGRUPACIONES.

Como es sabido, desde siempre lo había organizado y administrado la Intendencia Municipal de Montevideo a través de la Comisión Municipal de Fiestas.- Por ese entonces la CMDF disponía de escasísimos rubros.- El panorama era pésimo.- Los Premios, que eran tan bajos que podíamos calificarlos de ridículos, y que para colmo se cobraban casi 6 meses después del Carnaval, ese año ni siquiera podían pagarse.- El Intendente Rachetti nos planteó la posibilidad de que nos hiciéramos cargo del Concurso.- “Con temor, luego de histórica Asamblea, de reñidísima votación, se aceptó el desafío y nos hicimos cargo del Concurso”. No teníamos idea de la complejidad y el volumen de problemas y de dinero que implicaba.- Pero los carnavaleros demostramos que cuando nos proponemos algo, somos capaces de hacerlo” (de la Revista del Carnaval-DAECPU-1995). Ya ese mismo año los Premios duplicaron los del año anterior y se pagaron pocos días después de finalizado el Concurso. Habíamos alcanzado 2 metas que cambiarían DAECPU para siempre: -Administrar los recursos que nosotros mismos generábamos y -demostrarnos que somos capaces de formar una eficiente estructura de carácter empresarial sin perder nuestra bohemia y nuestro lirismo.


1985 – 2001 - EL CARNAVAL EN DEMOCRACIA

“Como era lógico, el regreso de la institucionalidad en el país, nos devolvió nuestra propia institucionalidad”.- Una Comisión Directiva de emergencia se fijó ese objetivo y, luego de largos y engorrosos trámites, se logró.- Al fin volvimos a llamarnos DAECPU; recuperar nuestra personería jurídica, arrebatada arbitrariamente, sin fundamentos ni intervención judicial alguna, y, mucho menos, sin derecho a defendernos.

El 12 de Diciembre de 1985 celebramos la conquista en las puertas de nuestra Sede, con un brillante y emotivo espectáculo.- La prensa tituló al día siguiente: “REINO LA EMOCION EN EL ESCENARIO DE DAECPU Y SE ROBO LA NOCHE” (“Ultimas Noticias”).- La efervescencia popular había contagiado a todas las expresiones de la cultura popular: el Carnaval, el “Canto Popular”, el Teatro independiente.

Los años ‘85 a 87 nos mostraron grandes concurrencias de público a todos los espectáculos y los conjuntos de gran convocatoria llegaron a realizar fácilmente más de 250 actuaciones. Con asombro vimos una noche, al salir del Teatro de Verano al término de una etapa, una inmensa cola de gente frente a la Boletería, dispuesta a pasar horas de espera para obtener entradas al día siguiente...¡claro! “Mañana vienen LOS GABY’S” nos dijo “Pocholo” Bodola, nuestro amigo de siempre y administrador del Teatro.- Tal era la expectativa que generaba ese gran conjunto del Parodismo.

El 86 nos trajo una gratísima novedad: una Murga de uruguayos residentes en el exterior! - De la mano de José Morgade y desde Sydney (Australia), llegó LA BACANA a concursar junto a los grandes títulos de entonces.- Lo hizo con gran jerarquía y el Premio obtenido, que no fue “flaco”, lo donaron a DAECPU, con el mismo espíritu de solidaridad con el que entregaron, cuando llegaron, un contenedor repleto de vestimenta, víveres y medicamentos donados por la colonia uruguaya para instituciones benéficas de nuestro país.- Estos uruguayos seguían siendo tan líricos como nosotros, porque ¿quién “saca” un conjunto pensando en ganar dinero? Fue emocionante verlos y la gente les retribuyó con ovaciones cada actuación.

El Carnaval, que ya venía contando con excelentes Murgas del Interior (LOS MARAGATOS, LA SALSAPICANTE (luego LA SALSA), LA CENICIENTA, LA MERCEDARIA), tuvo su “toque” internacional. Obviamente que en este período, nuestra prédica de DELEGADO ya pudo expresarse más libremente y fuimos ganando espacios.- La dedicación por depurar el Reglamento de Carnaval, por buscar mayor armonía entre el Jurado y los Directores concursantes, con criterios claros de calificación.- Los fallos con actas certificadas por Escribano Público; y en caso de multas o sanciones, nuestras apelaciones fundadas en defensa de las agrupaciones, que generalmente tenían éxito.


 

1990- 1er. CONGRESO DEL CARNAVAL URUGUAYO.

“Con el lema “Salvemos el Carnaval”, se impulsó este Congreso, en el que participaron más de 300 congresistas (Directores, componentes, empresarios, periodistas, autoridades nacionales y departamentales, técnicos y público aficionado) buscando salidas entre todos para recuperar el brillo y la jerarquía que el Carnaval merece.- Un gran proyecto de federalizar DAECPU (dando ingreso a las demás fuerzas que tienen que ver con el Carnaval) fue la idea dominante, pero no prosperó. “Más allá de los logros, que fueron escasos, fue un gran acontecimiento y quedaron latentes ideas y proyectos que algún día cristalizarán” (decíamos en la Revista del Carnaval-DAECPU-1995). Hoy, con satisfacción, vemos al compañero José María Silva (“Catusa”) retomar esa línea de ideas y preparar una propuesta parecida, quizás más elaborada y seguramente en un momento más propicio.- ¿Veremos ese gran sueño?

1990 también fue el año de la adquisición de nuestra actual Sede Social, un nuevo paso en la jerarquización de nuestra Institución y un avance en nuestro patrimonio inmobiliario. El auge del Carnaval trajo a los técnicos, profesionales, artistas de teatro, idóneos en diferentes disciplinas que hacen al espectáculo, que encontraron espacio en nuestra Fiesta para ganar dinero, pero también aportando su especialización para enriquecer los espectáculos que fueron alcanzando altos niveles.- Menos líricos, es cierto; mas “profesionales”, quizás por ello no a todos les resultó fácil insertarse.

Es este período el que entre otras características quedó marcado por la “seguidilla” de éxitos de grandes conjuntos: LOS SALTIMBANQUIS, LOS ARLEQUINES, LOS BUBY’S, REBELIÓN, LOS CARLITOS y, más recientemente: CONTRAFARSA, MOMOSAPIENS, VALENTINOS y el actual espectacular quinquenio de YAMBO KENYA, igualando en la categoría hazañas de LOS ESCLAVOS DE NYANZA de décadas anteriores. Es también en este período en el que se dan fenómenos como las filmaciones en Video, la comercialización de C.D., el auge de contrataciones de conjuntos para espectáculos fuera de temporada, fiestas particulares o empresariales.- Los sponsors comerciales, serán fundamentales para sostener los altos costos que demanda la puesta a punto de un conjunto en un Carnaval cada vez más competitivo. El Carnaval se desarrolló y su “organización” exigirá una gran preparación empresarial de DAECPU...la que seguramente lograremos.

Las giras de los grandes conjuntos al exterior (que aisladamente habían comenzado MORENADA –1974, Alemania- o BAFO DA ONCA –varias veces a Argentina e incluso el Caribe y México- y luego LA REINA DE LA TEJA y LOS GABY’S –U.S.A –1984-, continuarán ahora con más frecuencia con la propia Reina..., ARACA..., LA FALTA..., LOS BUBY’S, CONTRAFARSA, DIABLOS VERDES, KANELA. LOS PASEANDEROS, LOS DUKE’S, entre otros.- La jerarquía de nuestros artistas maravilla al mundo. La Televisación de los Desfiles (especialmente esa monumental fiesta que es el Desfile de Llamadas) y sus imágenes por Internet, nos llevan a todo el mundo.


 

El REGLAMENTO DEL CARNAVAL - EN BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

Hemos llegado al 2002, con múltiples cambios en los Reglamentos.

Logramos eliminar en 1991 la Comisión de Control.- Queda abolida toda posibilidad de censura.- Los Directores se auto-regularán y solo el control del INAME (como protección a la minoridad, que no discutimos) expresa la única intervención del Estado en cuanto a las letras. Fue una conquista invalorable.- El sistema de la libertad ha funcionado sin contratiempos y hoy podemos decir con orgullo que nuestros espectáculos de Carnaval, comparándolos con la ordinariez que a diario nos muestran por TV las producciones extranjeras, son una altísima muestra de humor logrado sin recurrir a lo soez ni a la chabacanería. - Merced a nuestra prédica constante se introdujo el cronometraje de los espectáculos mediante reloj electrónico con segundero y expuesto al público

La presencia de un grupo electrógeno para prevenir cualquier accidente o falla del sistema energético que interrumpiera una actuación del concurso en pleno desarrollo (lo que ocurrió en una oportunidad con la Murga A CONTRAMANO) - Las mejoras en el servicio de Audio e Iluminación y la búsqueda de un servicio básico en ambos rubros que fuera igualitario para todos los conjuntos:

La integración de un Tribunal de Apelaciones con un representante de DAECPU para dilucidar aquellas sanciones que fueran apeladas;- La entrega por parte del Jurado de un Acta diaria (Planilla que diseñamos) con los resultados u observaciones de las actuaciones de los distintos conjuntos en cada etapa, firmada por Presidente y Secretario/a del Jurado.

La designación de un Coordinador (o “largador”) del escenario que en conexión directa con este Delegado, asegurara la continuidad de los espectáculos y el cumplimiento horario, así como el clima de mayor tranquilidad posible detrás del telón para el director y su conjunto.

Este último año la función, que no es nada sencilla, la ha ejercido el compañero Daniel Blas, muy satisfactoriamente.- La eliminación de aquella Rueda de Triunfadores, o de Entrega de Premios, que se había venido desvirtuando hasta convertirse en una interminable sucesión de críticas, objeciones y hasta cuestionamientos de carácter técnico e incluso ético hacia el Jurado, por parte de aquellos directores que se sintieron “perjudicados” en el Fallo que nos hacían vivir a todos –pero fundamentalmente al público- situaciones muy desagradables y ponían en tela de juicio nuestra propia imagen institucional.

Una feliz decisión la sustituyó en el año 1999 por una 3ra. Rueda (“Liguilla”) de Concurso, que se constituyó en un éxito de público y mereció aprobación unánime.

Me permito destacar aquí la necesidad de una exhaustiva revisión del Reglamento Municipal del Carnaval, que contiene todavía errores que el arduo trabajo de la Comisión Honoraria Asesora del Carnaval (que sabemos que fue valioso) no logró corregir en su totalidad.

La sanción que este Carnaval-2002 el Jurado le aplicara a la agrupación lubola TRONAR DE TAMBORES, y que se consolidara pese a la férrea oposición de este Delegado, finalmente no pudo aplicarse porque el sistema de calificación computarizado no preveía la situación de restar puntaje a un conjunto sin “penetrar” en el sistema mismo y por ende dejar expuesta la posibilidad de que se conociera el puntaje que dicho conjunto llevaba hasta el momento.- El hecho de que dicho conjunto finalmente no pasara a la “Liguilla” (resultante de los propios puntajes), evitó que la situación se convirtiera en un gran dilema, lo que pudo haber ocurrido.- Pues si una vez emitida la lista de que pasaba a la Liguilla todos tenían que comenzar de cero punto como marcaba el Reglamento, nunca se le podía realizar el descuento del 50% de puntaje sobre la 2da. Rueda (que ya había quedado atrás) como dispuso el Jurado.- El propio Asesor Jurídico del Jurado emitió un dictamen destacando que el Reglamento no previó una situación como la que se planteó.- Se trata pues, de corregir con tiempo la situación. Desde el Carnaval 2001 se introdujo en el Sistema de Calificación del Jurado una innovación de la máxima importancia: el Sistema computarizado o informático.

Se abandonaba el sistema de escriturar el puntaje (en números y en letras) en forma manuscrita, y pasaba a realizarse por computadora, confiándose la confección del programa, así como la reserva de la información que quedaba “memorizada” en la Base de Datos, a un equipo de funcionarios municipales de la confianza directa del propio Intendente municipal. El resto del sistema operativo (sobres cerrados, urnas, etc.) se mantenía igual. Desde el primer momento dejamos constancia de nuestros reparos al nuevo sistema; no porque nos neguemos al avance de la tecnología y en particular de la informática, sino fundamentalmente porque escapaba a todo control de DAECPU (porque ni diseñamos el sistema, ni lo operamos nosotros, obviamente, ni tenemos muchas posibilidades de control, más allá de la atención permanente que le puso jornada a jornada el compañero “Pepe” Núñez).- Nos parecía peligroso que varias personas, ajenas al jurado, tuvieran acceso a los resultados diarios y mantuvieran hasta el final su reserva.- En una competencia de “alto voltaje” como es el Concurso Oficial, la posibilidad de que los puntajes se conocieran antes del Fallo final, era –y lo sigue siendo- una “granada” que no quisiéramos tener en la mano.- Todo ello sin contar con que, el adelanto tecnológico vertiginoso, ha demostrado que ni los más selectos organismos de seguridad del mundo (el FBI, la CIA, el Pentágono o quien sea) se consideran exentos de la posibilidad de que alguien (hasta un chiquilín) logre “penetrar” en el sistema y dedican millonarios presupuestos para tratar de evitarlo.

En el Carnaval-2001 algo falló y los resultados estaban en boca de todos antes de la Noche de los Fallos.- Felizmente, este año 2002 no pasamos esa grave situación, pero el nerviosismo de esa posibilidad lo mantuvimos día a día por 5 semanas.

Otra variante introducida por la Directora Lilian Kechichián fue la de realizar la “Noche de los Fallos” en el Canal municipal de Televisión (“TV-Ciudad”), con trasmisión en directo por parte del mismo y de cualquiera de los otros canales que quisieran hacerlo pues estaban invitados.-
Es otra polémica decisión a la cual esta Delegación se ha opuesto.- Nuestra argumentación es que un Canal de TV no es el ámbito adecuado para realizar un escrutinio de un evento “oficial”.- No ofrece igualdad de posibilidades a los demás canales –que sienten que están “de visita” en la sede de la competencia.- El Concurso es “Oficial” y un Canal de TV por más que sea de la Intendencia Municipal se maneja con pautas empresariales muy propias de una empresa de este ramo.

Por momentos parece un “show” (hay que maquillar a los que aparecerán en pantalla; hay que sentarse en determinado lugar donde la cámara necesita tu mejor perfil; hay que esperar que se intercalen las tandas comerciales o que los comentaristas del Canal –previo a comenzar con los resultados de una determinada categoría- realicen una semblanza de cada uno de los conjuntos que están disputando la Rueda Final) donde el Jurado y los puntajes (y por supuesto la Delegación de DAECPU) quedan supeditados al “armado” del Programa. Añoramos los Fallos realizados en el Salón Dorado de la I.M.M., con toda la prensa esperando y comentando los resultados que surgían de un trabajo “natural” del Jurado, que se desarrollaba independientemente de los cronogramas del periodismo.

Este año, además, más allá del excelente trato que siempre recibimos, debemos objetar, enérgicamente, la falta de un acta firmada por el Jurado y refrendada por Escribano Público, con los resultados emergentes del escrutinio; que hasta hoy no nos ha sido entregada, pese a que fue una de las reivindicaciones que realizamos siempre y reiteramos una vez más en esta ocasión previo al comienzo de los Fallos.


 

CONJUNTOS FUERA DE CONCURSO

Siendo éste un Informe como Delegado ante el Concurso Oficial y un resumen histórico de estos 50 Concursos, es obvio que he mencionado poco y nada a estos conjuntos, y a tantos compañeros directores que tanto le han brindado al Carnaval desde esa Categoría, “paseando” su arte de tablado en tablado y solo muy de vez en cuando llegando al Teatro de Verano a cubrir algún horario libre.

Pero no penséis que es un olvido.- Nada de eso.- Quien puede olvidarse de Roberto Barry, Capablanca, Dorita y Garabato, Tomás Cortés y su “Yo Kiero Dormir con Mama”, El Coco D’Andraya, Los Grandes del Buen Humor, El Pampa González, y más delante de “Mario y Arnulfo”, el Trío Escalera, Roberto Green y sus “Paseanderos”, Vitureira con “Johny y John”, Héctor Perry, Luisito Guarnerio, Haroldo Nogueira y su “FuturHumor”, Bananita González, Joaquín Piñón y tantos otros que han brindado espectáculos desopilantes.- Ni de Juan Ichazo con su “Pako y Piko”, Spano y sus muñecos, el “Petrolero” Orpi con su Maipo, Johny Gorga y sus imitaciones, Javier y Firulete; ni de los excelentes magos: Ariel, Chandrú, Ledo, ahora Luisito Caviglia (“Jerry”). Tampoco de los espectáculos que brindaran Los Marinos Cantores Omar Romano, Los del Pueblo, Canciones para no Dormir la Siesta, Jorge Velásquez con Los Cantaclaro, Los Brillantes y ni que hablar de la fabulosa “Bafo da Onca del querido “Cheche” Frost –un espectáculo para Carnaval y para cualquier parte del mundo.- Algunos de ellos incluso, como Juan Mazzino con su “Géminis”, Ruben Boyer y “Los Duke’s” y “Pancho” Cancela con “De Todas Partes” llegaron a conformar espectáculos que, encuadrados como Mascaradas Musicales pudieron constituir una categoría que concursó entre 1998 y 2000 en una experiencia que en muchos aspectos gustó y pudo alcanzar un desarrollo mayor.

Pero todos ellos, estén o no en el Teatro de Verano, son tan DAECPU como cualquiera y gran parte de lo que somos es fruto de su genio y de su esfuerzo.- Están en mi corazón y en mi recuerdo permanente.


 

ÚLTIMOS CONCEPTOS

Hasta aquí estos conceptos que queríamos tocar, por todo lo que queremos al Carnaval y a DAECPU.- Por todos los amigos tan queridos que hemos ganado y por los recuerdos tan respetuosos como imperecederos de aquellos que se fueron de la vida, pero que permanecen en el corazón del pueblo y el nuestro. Todos saben que quien suscribe ya se había retirado de esta delicadísima función, la que fuera ejercida el año pasado por otro valiosísimo compañero y que, este año, el quebranto de salud de quien fuera designado Delegado, el compañero Roberto Misa, hizo que la Comisión Directiva confiara nuevamente en mi persona, acompañado este año como Asistente de Informática del compañero José “Pepe” Núñez y que, solo por el enorme afecto a que me une a nuestro Presidente Hugo Arturaola y a la mayoría de los integrantes de esa Comisión acepté, luego de que me rechazaran varias negativas, pues a pesar de que DAECPU está arraigada en mí desde que la fundáramos y jamás le he retaceado mi aporte, entendí que otro compañeros, de los muchos y valiosos con que cuenta nuestra Institución, debía sustituirme.- Ahora sí, este es mi último Informe y en él me permití volcar algunas, solo algunas, de tantas e inolvidables vivencias.

Y me permito también, queridos compañeros, exhortarles a no olvidarse jamás del Lema inicial: “Unidad, Solidaridad y respeto mutuo...”, pues a menudo la intensidad de la competencia, la incidencia del entorno de cada agrupación o el propio temperamento de muchos de nosotros, hace que algunos directores se olviden de esta parte final: “...respeto mutuo..” y por eso sugiero a la Comisión, especialmente a los directivos concursantes pues más que nadie tienen la obligación de mantener el máximo equilibrio, tomar todas las previsiones posibles para evitar los frecuentes “pasajes” de directores junto a la baranda que separa al Jurado de la Platea (cuando no los diálogos con el propio Jurado) y exhortar a todos los directores a canalizar, obligatoriamente, cualquier inquietud que tengan con respecto al Jurado o a la marcha del Concurso a través de esta UNICA VIA: EL DELEGADO ACREDITADO.

A TODOS USTEDES, GRACIAS.

Fraternalmente: ISABELINO G. LARRAZ ADAMO
Delegado General ante el Concurso Oficial de Agrupaciones-2002

Artículos Relacionados

Carnaval 2019
Todos los conjuntos y todos los artistas de nuestra maxima fiesta!