Tel.: (+598) 2208 0289 | secretaria@daecpu.org.uy

Un espectáculo a puro corazón

El arte y quienes tienen el don de subir a las tablas poseen el amor por lo que hacen en el alma.

Horacio Rubino, internado desde hacía días, dejó la habitación del tercer piso del CASMU de 8 de Octubre para realizar la actuación con Momosapiens. Función correspondiente a la segunda rueda del Concurso Oficial de Carnaval. Llegó un rato antes de la actuación, acompañado por su médico y asistente, que aparecen en la foto junto a Ivar Solsona.

El Carnaval sin ninguna duda puede más que las nanas que se nos presentan y nos juegan un mal momento -esos llamados de atención que nos hace llegar la vida, en un mundo que nos lleva a las corridas-. Más allá del concurso, de los puntos, está la conducta, el sentimiento y las ganas de salir a escena, cumplir con su público, sus compañeros y con el compromiso del artista popular. Ése es el mayor regalo que puede recibir un espectador.

La conducta y la actitud demostrada en el noche de ayer en el teatro no se puede calificar, no tiene puntaje, es el  mejor ejemplo de un carnavalero; en este tiempo tan complicado, egoísta y jodido, en el cual por suerte queda gente que sigue haciendo las cosas por amor al arte y a su gente. Vale la pena también destacar el gesto del resto de los conjuntos de la categoría, que resolvieron que en la programación de la Liguilla, Momosapiens sea el último grupo de parodistas en actuar.

Aldo Novick

Artículos Relacionados